Todo lo que hay que saber sobre pensiones alimenticias

Introducción

Según el derecho de familia, alimentar a los hijos es una de las principales responsabilidades que se dan como resultado de tener hijos, sin importar si son deseados o no y legítimos o ilegítimos.

Para muchos, esta responsabilidad es natural y nunca es puesta en duda, pero cuando una pareja se separa o divorcia o cuando nacen hijos como resultado de un encuentro casual o de una pareja que no es estable, la responsabilidad de alimentar a los hijos se vuelve confusa y se presta para malentendidos y conflictos.

El derecho de alimentos surgió como resultado de la necesidad de tener reglas y parámetros que puedan ser usados en estos casos y que se aseguren de que las condiciones son justas para todos los involucrados, tanto para quien recibe la pensión como para quien la paga.

Al contrario de lo que muchos piensan, existe más de un tipo de pensión alimenticia y esta no siempre se trata de la responsabilidad que muchos padres tienen con sus hijos.

Si estás pensando en divorciarte, eres un adulto mayor de bajos recursos o si te encuentras en cualquier otra situación relacionada con pensiones alimenticias, continúa leyendo para conocer todo lo que hay que saber sobre este tema.

¿Qué es la pensión alimenticia?

A la pensión alimenticia también se le conoce como cuota de alimentos o pensión de alimentos y al contrario de lo que indica su nombre, no sólo incluye la comida, sino que se trata de todo lo indispensable para vivir, desde vivienda hasta asistencia médica.

Es una responsabilidad regulada por la ley en la que una persona, llamada en derecho alimentista o acreedor alimentario, puede exigir a otro, conocido en derecho como deudor alimentario o alimentante, lo que necesita para subsistir.

Si se trata de un divorcio, la pareja puede establecer en conjunto la cantidad y los términos de la pensión alimenticia. Si es imposible llegar a un acuerdo, la cantidad será establecida por un juez, quien evaluará las necesidades de los hijos y la situación económica del deudor alimentario.

Si ambos padres trabajan, cada uno tendrá que aportar a la manutención de los hijos en proporción a sus ingresos.

Si se trata de una pensión de hijos a padres o de un conyugue a otro, también se tomará en cuenta la situación económica del alimentante al determinar la cantidad de la pensión.

Tipos de pensiones alimenticias

Tipos de pensiones alimenticias
Photo credit Matthias Zomer

Pensión de alimentos de padres a hijos:

Esta es la más común y es la que el padre que no tiene la custodia debe pagar para cumplir con su parte de los gastos de su hijo o hijos. Esta pensión incluye todo lo necesario para que el hijo subsista. No es necesario que la pareja haya estado casada o haya vivido bajo el mismo techo. Basta con que se trate de los padres biológicos.

Pensión compensatoria:

La pensión compensatoria la recibe uno de los cónyuges después de un divorcio o separación si este queda en una situación económica difícil o desfavorable como resultado de la separación.

Si se trata de un divorcio de mutuo acuerdo, la cantidad y los términos de la pensión compensatoria deben ser parte del convenio regulador. Si se trata de un divorcio contencioso (en el que sólo una de las partes solicita el divorcio), será el juez quien determinará si es válido que se establezca una pensión compensatoria y de cuánto.

Pensión de alimentos de hijos de padres:

Aunque no es tan conocido como debería serlo, la ley también permite que un padre exija una pensión alimenticia a sus hijos. Esto se da sobre todo en adultos mayores que no reciben pensión o que reciben una pensión insuficiente y que viven en condiciones difíciles teniendo hijos con recursos suficientes pero que se niegan a hacerse cargo de sus padres.

¿Quién tiene derecho a una pensión alimenticia y quién no?

En el caso de una pensión de alimentos de padres a hijos, no se hace ninguna distinción en derecho entre hijos legítimos o ilegítimos. Todos los bebés y niños tienen derecho a vivir en las mismas condiciones que sus padres y a recibir lo necesario para vivir.

Mientras que se pueda demostrar que la persona a la que se le exige que pague una pensión alimenticia tenga vínculos de sangre con el niño, es posible pedir una pensión de alimentos. En caso de que alguno de los padres haya fallecido, la responsabilidad recae en los abuelos.

Tienen derecho entonces a recibir una pensión alimenticia todos los menores de edad. En cuanto a los mayores de edad, la ley establece que el padre que tiene la custodia puede recibir una pensión de alimentos para hijos mayores de edad mientras que estos se encuentren en periodo de formación y no sean económicamente independientes.

En el caso de una pensión compensatoria o pensión entre cónyuges, puede recibirla quien haya quedado desfavorecido económicamente como resultado de la separación o divorcio.

Si se trata de un divorcio de mutuo acuerdo, depende de los cónyuges determinar si es válido que una de las partes exija una pensión compensatoria y determinar cuál sería la cantidad a pagar.

Si se trata de un divorcio contencioso, el juez determinará si uno de los cónyuges tiene derecho o no a recibir una pensión compensatoria.

Finalmente, para que un padre tenga derecho a recibir una pensión de alimentos necesitará demostrar que la necesita, es decir, que no puede subsistir por sí solo y se debe comprobar que los hijos sí tienen la capacidad de darle una pensión.

Es importante aclarar que un padre o madre que haya abandonado a sus hijos durante su infancia no tiene derecho a recibir una pensión alimenticia de sus hijos.

Quiénes pueden recibir pensiones alimenticias:

• Padres o madres de un menor de edad
• Padres o madres de un mayor de edad en periodo de formación
• Quien tenga la patria potestad
• Quien tenga bajo su guarda o bajo su cuidado a quién necesita la pensión (tutores, hermanos o demás parientes)
• Madres solteras
• Divorciados o separados que hayan terminado en una situación económicamente desfavorable como resultado de la separación
• Adultos mayores que no puedan subsistir por sí solos
¿Qué puede incluir una pensión alimenticia?

Pension alimenticia Padre - Hijo
Tal como se mencionó anteriormente, una pensión alimenticia es definida de forma general como todo lo necesario para subsistir. Usualmente se refiere al sustento, vivienda y asistencia médica. En el caso de niños, también se incluye lo necesario para que tengan un buen desarrollo, como educación y útiles escolares.

Al hablar de lo que incluye una pensión alimenticia es importante diferenciar a los gastos ordinarios de los extraordinarios. Los gastos ordinarios son todos los necesarios para subsistir y poder llevar una vida cómoda y normal. Estos gastos también deben cubrir las necesidades usuales como ropa y recreación.

En general, los gastos ordinarios pueden ser definidos como los gastos periódicos y previsibles que son necesarios para la vida del pensionado.

Los gastos ordinarios se dividen en gastos ordinarios usuales, que son los necesarios para la manutención, y los gastos ordinarios no usuales, que son gastos importantes para la vida o desarrollo del pensionado pero que no están estrictamente relacionados con su capacidad para subsistir, como actividades extracurriculares y celebraciones.

Los gastos extraordinarios son los que surgen de forma imprevisible o que tienen un carácter excepcional, es decir que no son usuales ni previsibles, y no suelen forman parte de una pensión de alimentos. Por ejemplo, gastos médicos de emergencia, regalos, etc.

Sin importar cuál sea el tipo de pensión, es importante que se deje por escrito qué gastos ordinarios usuales y no usuales serán considerados como parte de una pensión alimenticia y qué se hará con los gastos extraordinarios.

Por ejemplo, en el caso de un divorcio de mutuo acuerdo, el convenio regulador debe ser lo más preciso posible en cuanto a qué se incluirá en la pensión y cómo se repartirán entre los padres los costos extraordinarios.

Qué puede incluir una pensión:

Gastos ordinarios usuales:
• Alimentos
• Vivienda
• Asistencia médica
• Educación (incluyendo universidad)
• Útiles escolares
• Medicamentos
• Etc.
Gastos ordinarios no usuales:
• Actividades extracurriculares
• Cursos
• Viajes
• Fiestas de cumpleaños y otras celebraciones
• Gastos relacionados a la educación
• Etc.
Gastos extraordinarios:
• Gastos excepcionales
• Gastos imprevisibles
• Gastos médicos que no sean cubiertos por el seguro médico
• Tutorías y clases extras por un mal desempeño
• Etc.

¿Cómo se calcula?

Como calcular la pension alimenticia
Las pensiones alimenticias usualmente se calculan siguiendo lo que se conoce como principio de proporcionalidad.

Esto significa que el monto de la pensión de alimentos siempre es proporcional a los ingresos del alimentante, sin llegar a exceder nunca el 50% de los ingresos.

En el que caso de una pensión alimenticia después de un divorcio, la separación de los gastos de la manutención del hijo dependerá de los ingresos de cada uno.

En la mayoría de casos se toma en cuenta también a las necesidades de quien recibirá la pensión y se hará un cálculo aproximado de cuánto es necesario para que quien recibirá la pensión pueda tener una vida cómoda que incluya todo lo primordial.

Ya que la cantidad de la pensión alimenticia depende de los ingresos del alimentante, puede ser modificada si surgen grandes cambios en la situación económica de quien paga la pensión o en las necesidades económicas de quien recibirá la pensión.

Es posible que la madre de un hijo, por ejemplo, exija recibir una pensión más alta si los ingresos del padre aumentan considerablemente o si el hijo necesita tratamientos médicos costosos.

De igual forma, el alimentante puede pedir que se ajuste la pensión alimenticia después de un despido, embargo, enfermedad o cualquier otra situación económica difícil.

La pensión de alimentos puede ser fijada de común acuerdo entre las partes o puede ser fijada por un juez, quien evaluará la situación económica de todos los involucrados.

La cantidad depende entonces de cada caso, por lo que no existen criterios específicos. Sin embargo, el Consejo General del Poder Judicial publicó unas tablas que pueden ser usadas como referencia para calcular el monto de una pensión de alimentos.

Puedes mirar las tablas visitando el siguiente enlace:

http://www.poderjudicial.es/cgpj/es/Servicios/Utilidades/Calculo-de-pensiones-alimenticias/Tablas-orientadoras-para-determinar-las-pensiones-alimenticias-de-los-hijos-en-los-procesos-de-familia-elaboradas-por-el-CGPJ.

¿Cómo se puede pagar?

No existe una sola forma de pagar una pensión alimenticia de forma legal, ni existen parámetros para determinar qué es válido y qué no.

Como regla general, la forma de pago que se elija debe permitirle a ambas partes poder demostrar después que el pago sí fue realizado o que la pensión no fue pagada.

El método usual es a través de depósitos o transferencias bancarias, ya que este método permite demostrar exactamente cuánto se ha pagado y cuánto.

En caso de que sea necesario comprobar un pago o la falta de pagos, un extracto bancario suele ser suficiente prueba en caso de tener que comenzar un proceso legal.

Por otro lado, es importante aclarar que la pensión alimenticia no está limitada a dinero, sino que puede ser pagada de otras formas.

Por ejemplo, un derecho de usufructo puede contar como pensión de alimentos siempre y cuando la cantidad del usufructo sea suficiente para las necesidades del alimentario y cumpla lo establecido por el juez o lo acordado por ambas partes.

Por ejemplo, si quien debe pagar la pensión es dueño de un bien raíz, puede arrendarlo y otorgar el arriendo al alimentario como pensión alimenticia.

Procedimiento para obtener una pensión alimenticia

En la mayoría de casos, la pensión se exige y se establece durante el proceso de divorcio. Sin importar si se trata de una pensión alimenticia para la manutención de los hijos o si se trata de una pensión compensatoria, los términos, la cantidad y toda la información relacionada debe aparecer en el convenio regulador como parte de un proceso de mutuo acuerdo.

En el caso de un divorcio contencioso, la pensión alimenticia y compensatoria son parte de las decisiones que tomará un juez como parte del proceso de divorcio.

Si se trata de una separación, de un hijo por fuera de una relación estable o de una pensión de alimentos para un adulto mayor, habrá que presentar una demanda de alimentos.

Ponte en contacto con el juzgado de familia más cercano o con un abogado para conocer cuáles son los requisitos y cuáles son los pasos a seguir.

Cuándo hay que dejar de pagar una pensión alimenticia

Cuando dejar de pagar la pension alimenticia
Las pensiones de alimentos se rigen tanto por la necesidad del alimentario como la capacidad o recursos del alimentante. Ambas cosas pueden ser motivo de que haya que dejar de pagar una pensión alimenticia.

Es importante aclarar que la pensión alimenticia no desaparece cuando los hijos cumplan la mayoría de edad, ya que la necesidad del alimentario no ha desaparecido.

Mientras que los hijos mayores de edad se encuentren en época de formación, estén estudiando con una buena disposición y no tengan recursos propios, seguirán recibiendo una pensión de alimentos.

Sin embargo, si se puede demostrar que un hijo mayor de edad tiene recursos propios o que no está haciendo lo necesario para eventualmente ser independiente, el alimentante podrá exigir que su responsabilidad desaparezca.

En general, se dejará de pagar una pensión alimenticia en los siguientes casos:

• Si el alimentante fallece
• Si el alimentante se encuentra en una situación económica en la que de verdad le es imposible pagar la pensión y puede demostrarlo
• Cuando quien recibe la pensión deja de necesitarla. Es el caso sobre todo de hijos mayores de edad o ex cónyuges que comienzan a ejercer una profesión o a obtener recursos propios.
• Si el alimentario comete alguna falta que hace que se rompan los vínculos entre el alimentante y el alimentario. Es decir, si es desheredado.
• Si la necesidad del alimentario proviene de una mala conducta o falta de disposición y puede ser demostrado
• Si el alimentario fallece

Conclusión

Las pensiones de alimentos fueron establecidas para proteger a los necesitados de la irresponsabilidad de quienes deberían hacerse cargo de ellos.

Usualmente se trata de la responsabilidad de cualquiera de los padres con su hijo o hijos, pero también se da en los casos en los que un cónyuge terminó en una situación económicamente desfavorable como resultado de la separación o divorcio y en los casos en los que adultos mayores no pueden subsistir por su cuenta y sus hijos se niegan a aportar teniendo los recursos para hacerlo.

A pesar de que existen leyes claras que regulan lo que debe incluir una pensión de alimentos, en qué casos se debe pagar y cuáles son las consecuencias en caso de que no sea pagada, puede prestarse a malentendidos y abusos de cualquiera de las dos partes.

Por esta razón es muy importante que todo quede por escrito de forma clara y precisa y dentro de lo posible, contar con la ayuda de un abogado para redactar las condiciones de una pensión alimenticia y establecer un monto para la pensión que se ajuste tanto a las necesidades de quien recibirá la pensión como a los recursos de quien deberá pagarla.